Las crisis del matrimonio son situaciones en las que afloran diferentes conflictos entre los cónyuges. Se trata de situaciones normales, que pueden concluir de dos maneras diferentes: el crecimiento y fortalecimiento de la pareja o el divorcio.

Las causas de las crisis matrimoniales

Las causantes de las crisis matrimoniales pueden ser muchas, sin embargo existen causas que se dan más que otras. Entre ellas podemos mencionar:

  • Fin de la individualidad de cada integrante de la pareja. Muchas veces las parejas rompen con la individualidad de cada uno de sus integrantes. Esto es muy perjudicial para el matrimonio y puede ser una de las causantes de las crisis.
  • Mala comunicación entre los cónyuges. Una mala o deficiente comunicación entre los cónyuges lleva, generalmente, a conflictos continuos.
  • Falta de confianza y respeto. Estos dos factores pueden desencadenar una crisis, debido a las repetidas disputas que pueden generarse entre los cónyuges.

Cómo prever que se acerca una crisis

Cuando notemos que una crisis se acerca, tal vez sea demasiado tarde. Sin embargo, para prever que una crisis irrumpa en el matrimonio, es necesario asegurarse de que la pareja cuenta con los siguientes factores favorables:

  • Buen diálogo y confianza. Cuando una pareja puede expresar libremente sus sentimientos y miedos en un diálogo sincero, con confianza, tal vez pueda llegar a solucionar la mayoría de sus problemas.
  • Respeto a la individualidad de cada integrante. Esto es fundamental, ya que no elimina al individuo como tal. Si bien en el matrimonio y en la convivencia los cónyuges comparten muchas actividades, es imprescindible que cada uno mantenga su individualidad. De esta manera desaparecen muchas de las presiones que pueden generar problemas con el tiempo.