El divorcio es una situación realmente difícil de enfrentar, pero no todo termina con el divorcio, cuando existen hijos de por medio deben enfrentarse muchas situaciones más, relacionadas con la custodia y las necesidades de los progenitores.

Una de las cuestiones a tener en cuenta es quien va a ser el encargado de la custodia de los hijos, es decir, con quien van a convivir.

La decisión de la custodia

Según la ley, la custodia de los hijos puede estar a cargo de cualquiera de las dos partes de la pareja.

En muchos casos la pareja puede acordar quien va a ser el encargado de la custodia de los niños.

Si no hubiera este acuerdo, la ley deberá hacerse cargo de esta decisión. En tal caso, se toman ciertos factores para favorecer el desarrollo del niño, algunos de ellos son:

  • Que los hermanos vivan juntos.
  • Que el niño tenga contacto con otros miembros de la familia.
  • Que quien tenga la custodia posea una disponibilidad adecuada a las necesidades de los niños.
  • Que quien tenga la custodia no lleve una vida desordenada, ni sea adicto a ninguna sustancia.

La influencia del pasado

Un factor importante a considerar, es que la ley tiene en cuenta cómo se ha actuado antes de producirse el divorcio. Aquel cónyuge que haya dedicado mayor tiempo a su hijo que el otro, tendrá mayores posibilidades de conseguir la custodia.