La separación es un hecho muy doloroso en la vida de las personas, porque implica muchas cosas, desde el fracaso amoroso, hasta empezar una vida distinta, nueva. Todo lo nuevo, lo desconocido, nos da miedo.

Resulta muy difícil separarse cuando se han compartido muchos años junto a una persona. Si hay niños de por medio, esto se hace aún más difícil, porque nadie desea que ellos salgan dañados de la separación de sus padres.

Pero la vida continúa y hay que afrontar esta nueva etapa de soledad. Para ello es necesario superar la separación.

Etapas de la separación

Después de que una persona se separa, pasa por muchas etapas, hasta llegar por fin a la etapa de superación. Primero es muy común pasar por la negación, que es un mecanismo de defensa que tenemos los seres humanos. Luego, sentiremos culpa, bronca, dolor y aislamiento.

Dependiendo de cada persona y de cómo se desarrolló la separación, llega la etapa de superación. En las separaciones más abruptas (como las que se producen por infidelidad), la superación puede ser difícil, incluso resulta difícil para quien fue engañado recuperar su autoestima, o volver a confiar en otra persona. En las separaciones de mutuo acuerdo, en que también hay dolor, resulta un poco más fácil superar la situación.

La vida continúa

Es importante centrarse en las cosas que a uno lo llenan. Si tiene hijos, es bueno pasar tiempo con ellos, divertirse, despejarse. También es bueno no aislarse, juntarse en familia o con amigos, para ir de a poco sintiéndose cómodo con las demás personas. Poder superar una separación depende sólo de usted.