La separación es un hecho cada vez más visto en la sociedad actual. Miles de parejas se separan cada día. Se trata de un hecho doloroso, que refleja un fracaso en la vida de las personas.

Si bien ambas partes de la pareja sufren, en este artículo nos vamos a enfocar en cómo afronta este conflicto la mayoría de las mujeres.

El factor económico

Uno de los conflictos que una mujer separada debe atravesar es el económico. Es sabido que en la sociedad en la cual vivimos, con algunas características machistas, muchas veces las mujeres reciben sueldos inferiores al de los hombres por un mismo puesto de trabajo. Esto puede desencadenar un conflicto en la economía de la mujer, hasta hace un tiempo complementada con la de su cónyuge.

Además, cuando existen niños de por medio, es más habitual que convivan con la madre, lo que genera gastos extras. Si bien el padre debe aportar una suma de dinero que compense los gastos del niño, muchas veces existen gastos pequeños extras que no son tenidos en cuenta, pero que pueden desequilibrar la economía de la madre.

El factor social

En cuanto al factor social, las posibilidades de formar una nueva vida son tal vez mayores para los hombres.

La mujer comienza a perder su tiempo, repartiéndolo entre las tareas del hogar, los niños y el trabajo. Esto puede desencadenar angustia, que sumado al sentimiento doloroso provocado por el divorcio, muchas veces desencadena una depresión.