El matrimonio es un contrato entre las personas, con el cual cada uno de los integrantes asume una cierta cantidad de derechos y obligaciones para con el otro. Una de las obligaciones de los cónyuges es la convivencia, por lo tanto si este deber se incumpliera sin causa razonable por alguna de las partes, el otro integrante podría denunciarlo por abandono de hogar.

¿Qué es el abandono de hogar?

Cuando uno de los cónyuges deja el hogar sin ningún motivo razonable, está faltando a uno de sus deberes matrimoniales, es decir, está cometiendo un abandono de hogar. Pero para que el cónyuge que sigue viviendo en dicho hogar pueda denunciar a su pareja por abandono de hogar, es necesario que hayan transcurrido al menos 30 días desde que este último se haya marchado.

Existen situaciones en las que la pareja decide tomarse un tiempo. En estos casos, el cónyuge que continúa viviendo en el hogar no denuncia a su pareja por abandono. En este caso, se habla de un cese efectivo de la convivencia conyugal.

¿Cómo actuar correctamente?

Para evitar inconvenientes, el cónyuge que desee abandonar su hogar, deberá informar al juez los motivos causantes de su abandono, antes de transcurridos los 30 días del mismo.

Por otro lado, cuando existen hijos de por medio, el cónyuge que se va del hogar, deberá tener presente que abandonar el hogar no implica abandono de familia. Pero para esto, deberá continuar cumpliendo con sus hijos, tanto afectiva como económicamente; es decir, deberá continuar visitándolos y proveyéndoles del sustento económico necesario para su alimentación, estudios y vestimenta, entre otros.