Básicamente, el divorcio es la disolución del matrimonio y es la terminación de la unión marital, cancelando así las obligaciones y responsabilidades legales del matrimonio, como también disolviendo las bondades del matrimonio entre las partes. En la mayoría de los países, el divorcio requiere la sanción de la corte u otra autoridad a través de un proceso legal.

El proceso legal para divorciarse también podría incluir casos de mantener a la otra parte, la custodia de los menores, mantener a los menores, la división de los bienes y la división de la deudas.

En la mayoría de los países occidentales, el divorcio no declara la nulidad del matrimonio, como una anulación, pero si cancela el estado de matrimonio de las partes. En los países donde la monogamia es ley, esto permite a cada una de las partes, volver a contraer matrimonio con otra persona. Por otro lado, en los países donde la poligamia es legal, el divorcio permite a la mujer contraer matrimonio con otro hombre.

Las leyes de divorcio varían considerablemente alrededor de todo el mundo y en algunos países, el divorcio no es permitido, aunque la anulación si este permitida. Sin embargo, en algunos de estos países ha comenzado una fuerte discusión para lograr el divorcio legal.