Debido a una infidelidad de la artista, Amy Winehouse y Blake Fielder-Civil se divorciaron el pasado mes de julio; sin embargo, de la misma forma que el matrimonio no tiene por qué ser para toda la vida, tampoco el divorcio tiene por qué ser definitivo. Y como todo tiene arreglo en el mundo del amor, Amy Winehouse y Blake Fielder-Civil han decidido romper su separación y volver a estar juntos de nuevo.
Esta pareja de famosos se casó en el año 2007 y su relación duró menos de dos años. Según las crónicas del corazón, el uso abusivo de sustancias, entre las que están la heroina y la cocaina que solían consumir cuando estaban juntos, han servido para minar poco a poco la relación, desembocando en principio en una separación y en un divorcio que a la larga ha sido reconsiderado, haciendo que la pareja, a pesar de no haber perdido nunca del todo las relaciones, vuelva a reencontrase y a intentarlo de nuevo.
En la actualidad, la cantante parece estar recuperándose de sus adicciones, aunque se teme que Mitch, el padre de Amy, se enfadará cuando conozca la noticia de la supuesta reconciliación de su hija con Blake, a quien culpa de los excesos y adicciones de su hija.

Las mejores ofertas para tu escapada fin de semana de noviembre