La apariencia física como motivo de divorcio

El matrimonio propone entre muchas cosas el aceptarse mutuamente el uno al otro, sin embargo en la práctica, detalles como la apariencia física pueden llegar a ser motivo de divorcio. Analicemos está problemática que alcanza a ambos géneros y que encuentra lastimosamente la solución en el divorcio.

Durante los inicios del enamoramiento y la etapa del noviazgo mostramos nuestro mejor lado. Este comportamiento es innato en toda persona. Parte de esta presentación nos viene de nuestra formación familiar. Pero una vez en el matrimonio estas costumbres tanto en el hombre como en la mujer pueden sufrir una evolución tanto a favor como en contra de la relación en pareja.

Qué es lo que se descuida en el matrimonio

El matrimonio conlleva a asumir nuevas responsabilidades en la pareja. El trabajo, la crianza de los hijos, las tareas del hogar pueden ser las excusas perfectas para anteponer las necesidades propias y propiciar el descuido en la apariencia física. Los signos más comunes son el sobrepeso, el descuido al vestirse, dejar de cuidarse el rostro (maquillaje, afeitado, peinado, etc.), dejar de usar atuendos al momento de vestir, etc. Decimos que son excusas ya que en todas las etapas de la vida tenemos el mismo tiempo diario y debemos saber como administrarlo para dejar tiempo disponible para el cuidado de nuestra apariencia física.

Lo que ellos piensan de la apariencia física

Haciendo una pequeña encuesta los hombres piensan que el descuido en la apariencia física en la mujer puede ser motivo para el divorcio. Si cambiamos la situación haciendo que ellos sean quienes descuiden su apariencia física, el resultado es sorprendente. Consultándoles a ellos mismos, el silencio y los pocos argumentos para una respuesta clara denotan que también para las mujeres el descuido en la apariencia física de los hombres también puede motivar el desear el divorcio.

Una de las formas de ayudarse mutuamente ante un caso de descuido en la apariencia física es la comunicación. Si realmente nos preocupa como nuestra pareja se ve debemos expresar este sentir pero con ánimos de ayudar. Muchas veces las responsabilidades necesitan ser balanceadas para disminuir el estrés en uno de los cónyuges. Es decir la responsabilidad es mutua de cuidarse el uno al otro y dejar de pensar que la solución es el divorcio.

Foto: flickr.com/photos/victor_nunez/3470467536