La asistencia paterna a los hijos después del divorcio

Las parejas se separan y se divorcian. Esta es su decisión. Cuando existen hijos, la responsabilidad sobre ellos es obligatoria. Sin embargo la asistencia paterna a los hijos después del divorcio no solo debe verse como un compromiso económico. Repasemos algunos consejos especialmente enfocados para los padres con sus hijos.

Enterrar las diferencias para enfocarse en los hijos

Primeramente debemos desechar el concepto de bueno y malo con el que las parejas suelen calificarse durante el proceso del divorcio. Una vez que el divorcio está realizado, solo queda como vínculo los hijos y claro los compromisos contraídos estipulados en la sentencia de divorcio. Iniciar o seguir con una aptitud de competencia o contienda con el ex cónyuge solo provocarán una perdida de su valioso tiempo. Los hijos siguen siendo de ambos y fuera del deber, usted no debería perderse de la oportunidad de brindar su asistencia paterna.

Nunca es tarde para volver a planificar todo lo referente a los días de visita y el tiempo en general que usted pueda compartir con sus hijos. Pueda que durante el proceso del divorcio no lo haya considerado así pero una conversación sincera con el ex cónyuge (en presencia de sus abogados si fuera necesario) puede llegar a un buen entendimiento.

Dar no solo dinero, sino tiempo, atención y representación

Es cierto que el divorcio recorta la experiencia de ser padres, sobretodo en los hombres, al tratarse de los primeros hijos. Por lo que brindar la asistencia paterna a los hijos después del divorcio es de mutuo beneficio, tanto para los hijos como para los padres.

Brindar asistencia paterna a los hijos después del divorcio no tiene nada que ver con la parte monetaria, como comprarles todo lo que ellos piden o lo que usted considera que deberían tener. Se trata de compartir el tiempo con ellos, enseñarles muchas cosas que usted aprendió de sus padres o tutores, darles protección ante diversas situaciones de la vida diaria, representarlos ante la sociedad en la que ellos comienzan a desenvolverse, etc.

Nunca es tarde para darles la asistencia paterna que usted recibió o quisiera haber recibido. Recuerde por ultimo esta frase: Uno cosecha lo que siembra. Entonces, pese al divorcio, no deje de sembrar en sus hijos buenas semillas para cosechar excelentes frutos.