Los problemas económicos de los últimos tiempos debidos a la crisis, motivados fundamentalmente por el descenso de ingresos de asalariados, profesionales liberales y autónomos, estan produciendo un aumento, que alcanza ya el 30%, de las modificaciones de los acuerdos de divorcios y separaciones existentes en la actualidad. Estas peticiones que están surgiendo se refieren en su mayor parte a las sentencias judiciales que guardan relación con las pensiones alimenticias y son los padres lo que suelen solicitar una rebaja en las aportaciones económicas que han tenido que hacer frente hasta estos momentos.
Para los casos en los que se produzcan una rebajas sustanciales en las rentas, la ley permite realizar cambios de adaptación a esa nueva situación en los convenios de separación o divorcio. Esto hace que de nuevo estén acudiendo a los juzgados parejas de divorciados con el fin de que se reconsideren las pensiones alimenticias de sus hijos, además de las de sus gastos extraordinarios. Esta actitud incluye a parejas que en principio llegaron a un acuerdo mutuo y pacífico de separación y en estos momentos están creando un contencioso debido a tener reducidos los ingresos en estos tiempos, lo que está dando lugar a situaciones de agobio de padres o madres que por motivos de despidos laborales no cuentan con medios suficientes para afrontar los compromisos económicos con sus hijos como habían hecho hasta ahora.
La situación de las parejas que compraron la vivienda antes de casarse, firmando para ello hipotecas conjuntas y decidiendo separarse después, en estos momentos están afrontando un gran problema, por la imposibilidad de vender la casa o el piso, ni siquiera por el mismo precio al que lo adquirieron.

 

Viajes baratos para tus escapadas de noviembre