Cuando una pareja con hijos se separa, uno de los integrantes, frecuentemente la madre, queda encargado de la tenencia de sus hijos, mientras que el otro deberá cumplir con una pensión de alimentos cada mes, es decir, una suma de dinero que cubra los gastos necesarios para que los niños se alimenten y se vistan, entre otras cosas.

La finalidad de la pensión de alimentos

La pensión de alimentos tiene como finalidad asegurar la alimentación, la vestimenta, la habitación y la asistencia médica de los hijos. También tiene como finalidad asegurar la educación del niño, mientras tenga minoría de edad, o cuando no haya terminado sus estudios por causas inimputables.

La obligación de prestar alimentos está dividida en dos

Es importante aclarar que no sólo el progenitor que no convive con su hijo debe asegurar todas estas cosas al niño. Son los dos progenitores quienes deben asegurar que el niño no carezca de estas cosas.

El progenitor que convive con el niño no tiene el deber de pagar una pensión alimentaria, ya que debería pagársela a sí mismo, resultando esto absurdo. Sin embargo, tiene la obligación de asegurar cubrir, junto con el otro padre, las necesidades del niño.

Cada progenitor deberá pagar una suma proporcional a sus recursos económicos. Así, entre los dos, podrán cubrir las necesidades básicas del niño.