Una vez que el divorcio es un hecho, existen varias cuestiones a resolver. Si hay niños de por medio, por ejemplo, los ex cónyuges tendrán que acordar la custodia de los mismos, como así también un régimen de visitas. Pero además, otra de las cuestiones a resolver ante el divorcio, es la separación de bienes.

¿En qué consiste la separación de bienes?

La separación de bienes es un régimen por el cual se separan los patrimonios del marido y de la mujer.

Los bienes que pertenecen a cada cónyuge son:

  • Aquellos bienes que tuviesen en el momento inicial del matrimonio.
  • Aquellos bienes que se hayan adquirido luego de contraído el matrimonio, ya sean adquiridos por trabajo, por herencia o por donaciones.

¿Qué sucede con las deudas?

Si existieran deudas anteriores a la concreción del divorcio, se actúa de las siguientes maneras:

  • Si las deudas existentes son contraídas por uno de los cónyuges, como pueden ser las deudas de juegos, el cónyuge en cuestión tendrá que hacerse cargo de dicha deuda.
  • En el caso de deudas contraídas en el ejercicio de la potestad doméstica, como por ejemplo deudas por la compra de electrodomésticos, entonces en este caso deberán hacerse cargo de las deudas ambos cónyuges.