Las 5 principales causas de divorcio

Es cierto que la crisis que se está viviendo en Europa y su repercusión en otros países del mundo ha hecho de la intención de divorcio algo para pensarlo bien. Sin embargo, esto no impide en mantener los deseos de divorciarse. Conozcamos entonces las 5 principales causas de divorcio.

La infidelidad

A nadie le gusta que lo reemplacen por otra persona estando casados. Los cónyuges al casarse o decidir vivir juntos y formar una familia, juraron o dieron a entender que serían fieles en toda situación. Considerando ambos géneros por igual, muchas veces se suele olvidar tal compromiso buscando otra persona ya sea de forma casual o continua. Cuando la realidad salta a la vista, la infidelidad solo cosecha una sola cosa, el divorcio.

La mentira

Dicen que mentir no hace daño, sobre todo si la pareja no se entera. Esto es cierto. Y cuando la verdad llega pero el arrepentimiento tiene fecha de caducidad, otra mentira puede ser la gota que colme el vaso del matrimonio. Mentiras que se combinan con infidelidad, ludopatía, delincuencia, trabajo deshonesto pueden ser verdaderas causas para solicitar el divorcio.

Machismo, fuerte causa de divorcio

El dominio sobre la mujer considerándolo como un ser de segundo plano y que solo debe servir al hombre es una de las principales causas de divorcio. “El hombre lo puede hacer por que es hombre, pero la mujer no”, suele ser el lema de algunos hombres son sus cónyuges. Muchas veces esta postura produce un maltrato psicológico pero en la mayoría de los casos también se produce un maltrato físico. Ambos excesos que no se conocían durante el noviazgo, por lo general afloran durante el matrimonio causando una completa decepción. Sobreponiéndose al miedo muchas mujeres toman la correcta decisión de demandar el divorcio.

Los celos

Quién no recuerda la canción de Camilo Sesto. Los celos que pueden ser un sentimiento que expresa, de una forma, el interés por la pareja, pueden desarrollarse profundamente alcanzando magnitudes que hacen que la vida conyugal pase de ser insoportable a convertirse en un infierno real. No hay distinción de género con los celos y muchas veces después de producirse el divorcio, es recomendable que la persona celosa recurra a ayuda psicológica para evitar futuros fracasos matrimoniales.

La dependencia de los padres

Los padres siempre querrán lo mejor para con sus hijos. Ellos siempre buscan estar presente para ayudarlos y velar que todo esté bien, incluso después estos se han casado. Así una pareja de cónyuges que viven en la casa de uno de los suegros suelen tener problemas de espacio y opinión. Si ambos cónyuges no se llegan a poner de acuerdo para independizarse, en el peor de los casos surge la idea de divorciarse.

Existen muchas otras causas de divorcio, que para algunos puede llegar a ser razones suficientes para el divorcio. La idea es estar prevenidos, corrigiendo el comportamiento en algunos casos o sabiendo como comunicarse apropiadamente para solucionar los conflictos entre cónyuges.

Fotos: elrinconpsicologico.blogspot.com