Según los expertos y en datos publicados recientemente en Madrid por el Instituto Nacional de Estadísticas (INE), ya es el segundo año en el que la crisis económica que atravesamos influye directamente en el número de parejas que solicitan el divorcio. La considerable carga económica que conlleva una separación y los problema añadidos de venta de vivienda compartida difícil de resolver en estos momentos que atravesamos, por ejemplo, contribuyen enormemente a que las parejas que deciden en principio iniciar una separación o un divorcio decidan posponer esa determinación hasta tiempos económicos más adecuados. Según las cifras presentadas por el INE, durante 2008 se registraron en España alrededor de 120.000 rutpuras matrimoniales, un 13,5% menos que en el 2007. También, durante 2008, los divorcios alcanzaron el 92,5% de las disoluciones matrimoniales, frente al 7,4% de las separaciones y el 0,1% de nulidades matrimoniales. Siempre según el INE, la duración media de las parejas disueltas en España fue de 15,6 años y en matrimonios entre cónyuges de entre 40 y 49 años. También se ha comprobado que la edad media en las separaciones y divorcios ha sido de 41,7 años en las mujeres y de 44,2 años en los hombres.
En lo que se refiere a los matrimonios homosexuales, durante el año pasado se produjeron 116 disoluciones, de las cuales 69 fueron parejas que habían sido formadas por hombres y 47 casos de parejas formadas por mujeres.

Viajes baratos y escapadas fin de semana para el Puente del Pilar