Cómo evitar la violencia para no perder el derecho de visitar a los hijos

En este mundo en la cual vivimos existe todo tipo de personas. En ese rango existe la mala intención. Cuando se produce un divorcio con hijos, estos serán los más afectados, sobretodo cuando se trata de un divorcio contencioso. Si usted está en el lugar de quien tiene el derecho de visitar a los hijos, debe saber como evitar la violencia para no perderlo.

Jugando con el derecho de visitar a los hijos

Debemos aclarar las diferencias de situaciones por las cuales debemos ser cuidadosos. Un divorcio que significa el fin del vínculo matrimonial, no acaba con la relación y las correspondientes obligaciones con los hijos. Y pese a que ya no existe un vínculo sentimental con el ex cónyuge por lo general esto no sucede con los hijos (salvo lastimosas excepciones). Existen casos en que velar por los hijos es realmente una obligación para los padres. Sin embargo también existen de aquellos que darían todo por ellos y lo peor que les pueda suceder es que lo priven del derecho a volverlos a ver. Una de las formas de perder este precioso derecho es la violencia.

Por lo general la custodia de los hijos se le da a la madre, pero también se le puede dar al padre. En el peor de los casos, cualquiera de ellos puede con muy mala intención propiciar un caso de violencia en contra de si mismo (/a) para que el padre visitante pierda el derecho de visitar a los hijos. Existen muchos mecanismos negativos que rondan en las mentes de estos padres. Algunos buscan condicionar al ex cónyuge con favores (mayormente económicos) a cambio de dejarlo ver a los hijos o alargar un poco las horas de visita. Si no se acepta esas condiciones la reacción puede ser tal de buscar propiciar situaciones en la que la reacción sea violenta.

Evite ceder ante la provocación

Suelen haber casos en la provocación verbal o de contacto puede llegar a límites pocos tolerables buscando que usted responda de la misma manera, con violencia y agresión. Es cierto que se trata de sus hijos y que todo padre (y más aún toda madre) haría cualquier cosa por poderlos ver pero en esos momentos es cuando usted debe mantener el máximo control sobre sus actos. Algo que puede hacer es consultar con el juez para analizar si es mejor determinar un lugar neutro (como la jefatura de policía) para recoger y regresar a los hijos durante las visitas.

Responder con violencia puede costarle la privación del derecho de visitar a los hijos (como una decisión del juzgado). Es mejor concentrarse en los pocos instantes en los que puede ver a sus hijos, aprovechando el tiempo al máximo y dándoles toda su atención.