El éxito del matrimonio o la convivencia

La vida en pareja sea en matrimonio o la convivencia no es tan simple como los motivos que conllevó a unirlos. Tomando en cuenta los altibajos que ocurren a diario se puede llegar a un buen equilibrio, evitando así decisiones tajantes como el divorcio. El éxito del matrimonio o la convivencia siempre radica en la iniciativa de uno de los cónyuges.

La razón individual de los cónyuges

Dejando de lado situaciones relativamente graves como la infidelidad y la violencia familiar que deben ser tratados con sumo cuidado y objetivamente, existes situaciones simples que suelen recibir una gravedad por encima de lo real. Es ahí, cuando la razón individual de uno de los cónyuges no concuerda con la del otro desencadenando discusiones, resentimientos, falta de comunicación e incluso desconfianza haciendo que la vida, del matrimonio o la convivencia llegue a ser insoportable.

La vida en matrimonio o la convivencia

El éxito del matrimonio o la convivencia radica en cortar esa continuidad de situaciones negativas en la pareja. Tenga en claro que este cambio no se producirá simultáneamente en ambos. Bueno seria, pero comienza por uno de los cónyuges. Hace poco leía un buen libro de mensajes de la cual rescato uno de ellos “El éxito del matrimonio es más que hallar la persona adecuada. Es llegar a ser la persona adecuada”. Esto nos dice que debemos hablar con el ejemplo. Así, si no hay comunicación comience una conversación tal cual lo hace con sus amistades y familiares. Si no recibe la atención que demanda, busque hacerla usted hacia su pareja. Si el problema es que su cónyuge sale mucho con las amistades que a usted no le agrada, acompáñelo en lugar de quedarse en casa. Si no soporta que su pareja lleve los problemas del trabajo al hogar, escúchelo en lugar de reprocharlo. Si hay equivocaciones de parte de uno un “perdón” le ahorrará horas de discusiones. La idea es ceder, aportando positivamente en la relación del matrimonio o la convivencia en lugar de irlo destruyendo.

Así vemos que el éxito del matrimonio o la convivencia no lo encuentra el que grita más fuerte sino el que enseña con el ejemplo para ganarse a su pareja logrando un verdadero ser de a dos.

Foto: flickr.com/photos/chaquetadepollo/274837274