Luego de que un matrimonio con hijos se separa, uno de los progenitores queda encargado de la custodia de los niños, mientras que, por otro lado, se establece un régimen de visitas para que el otro progenitor comparta tiempo con sus hijos. Pero ¿en qué lugar se encontrarán los hijos con aquel padre que no tiene la custodia? Una de las opciones son los llamados puntos de encuentro familiar.

¿Qué son y para qué se establecen los puntos de encuentro?

Los puntos de encuentro familiar son espacios neutrales, en los cuales se desarrolla el encuentro entre los hijos y aquel padre que no tiene la custodia de los mismos.

Estos puntos, que son generalmente sitios públicos, o bien, privados, se determinan en aquellas relaciones de pareja que son conflictivas y tiene como base fundamental el cumplimiento del derecho de los hijos a relacionarse con ambos progenitores.

Otro de los objetivos de los puntos de encuentro familiar, es el de constatar si el régimen de visitas está siendo llevado a cabo correctamente, o si existen incumplimientos del mismo por parte de alguno de los progenitores.

Servicios anexos al punto de encuentro familiar

En aquellos casos en los cuales se otorgan los puntos de encuentro familiar con la finalidad de supervisar el buen cumplimiento del régimen de visitas, existe un servicio adicional de entrega y retirada.

Además, se le otorga al progenitor no custodio, al niño y al resto de la familia, un sitio adecuado para que puedan desarrollar su relación familiar normalmente. Entre otros servicios, también contarán, si así lo desean, con ayuda profesional para mejorar las relaciones familiares.